Cuencos tibetanos de metal

Cuencos Tibetanos

Los cuencos tibetanos son instrumentos milenarios nacidos en el Tíbet como consecuencia de la mezcla de culturas y religiones que se dan es esa región del planeta. Las antiguas rutas comerciales de Asia propiciaron las mezclas entre Budismo y Chamanismo con la cultura china y su influencia en el manejo de los metales y el sonido. Esta riqueza cultural hizo llegar los cuencos a los templos budistas.
Son una ayuda esencial para la meditación, y se pueden encontrar en altares budistas, templos, monasterios y salas de meditación en todo el mundo.

Los famosos cuencos tibetanos, están hechos con aleaciones metálicas para emitir sonidos en ciertas frecuencias que ayudan a la mente a entrar en un estado meditativo. Pretenden emular a los sonidos de la naturaleza.
El número de metales utilizados en estas aleaciones dependen de la zona de origen en la que se fabrican, pero los más conocidos son los cuencos tibetanos de 7 metales. Estos 7 metales se corresponden con los 7 planetas. También encontramos cuencos tibetanos también de 12 metales.
Estos son esos siete metales presentes en los cuencos tibetanos:

  • Oro = Sol
  • Plata = Luna
  • Mercurio = Mercurio
  • Cobre = Venus
  • Hierro = Marte
  • Estaño = Júpiter
  • Plomo = Saturno

La aleación de estos cuencos suele incluir níquel y hierro además de un tipo concreto de bronce, a esta aleación se la conoce como “aleación campana” y a ella se suman otros metales hasta un total de 7 normalmente.
Aún hay lugares en Nepal y en la India donde se conserva la técnica original de fabricación.

Cuencos tibetanos de metal

Origen de los cuencos tibetanos

Las noticias que han llegado hasta nosotros dicen que estos cuencos eran usados durante siglos por los monjes del Himalaya, sin embargo no está claro que este sea su origen. Hay muchos escépticos que afirman que el origen de los cuencos es mucho más reciente y que nunca fueron usados por los monjes, pero el caso es que ahora sí los usan, como es el caso del Lama Topgyak Lobsang.

Podría tratarse de cuencos de ofrendas que, para ser armoniosas en todos los sentidos, se realizaban en cuencos de aleaciones metálicas capaces de producir sonidos armónicos. Estos cuencos seguramente también se usaban para comer. Los monjes budistas no reconocen abiertamente la práctica de rituales shamanísticos con estos cuencos, por eso han pasado hasta ahora por simples platos.

Música de Cuencos Tibetanos

Los cuencos tibetanos usados como instrumento se llaman “cuencos tibetanos cantores”. La aleación de metales confiere a los cuencos un sonido armónico característico que incita a la relajación y favorece la meditación. 
La vibración de los cuencos emite sonido que resuena a una frecuencia de 432 Hz, la misma resonancia que el universo y la naturaleza.


Comprar cuenco tibetano

Una vez que te hemos contado todo lo que necesitas saber para compara un Cuenco Tibetano, puedes visitar los siguientes enlaces para elegir el que mejor se adapte a tus necesidades, ya sea para decorar o para meditar.


Tipos de cuencos tibetanos

Cuencos tibetanos de metal

Varían su sonido según los metales que forman parte de la aleación y el tamaño del cuenco. Como ya hemos visto, lo normal es que tengan entre 7 y 9 metales, aunque se conocen cuencos de 12 metales.
Estos son los más conocidos y de aspecto más tradicional. Recuerdan al sonido de una campana y necesitan menos presentación.

Cuencos tibetanos de cuarzo

Estos cuencos se utilizan sólo como instrumentos, son de reciente creación, están fabricados únicamente con cuarzo y se pueden producir en serie. Podría parecer que esto les quita el encanto, sin embargo la calidad del sonido es inigualable. 
Las propiedades de este mineral para limpiar ambientes aumentan y generan una energía particular con la vibración. El color del cuenco de cuarzo depende de su composición química.
Su sonido envuelve el cuerpo en una serena ola de meditación y proporciona una experiencia similar a la de un sutil masaje.

Así suenan los cuencos de cuarzo:

Propiedades y beneficios de los cuencos tibetanos

La vibración del sonido de los cuencos se usa como método de relajación, meditación y curación porque se les suponen, entre otros, los siguientes beneficios:

  • Mejoran el descanso
  • Aportan una increíble sensación de paz interior
  • Limpian el aura y equilibran los chakras
  • Estabilizan las emociones
  • Combaten la depresión
  • Estimulan la creatividad
  • Mejoran muchísimo la concentración 
  • Acaban con las preocupaciones
  • Potencian la memoria
  • Mejoran el rendimiento intelectual

Terapia con cuencos tibetanos

Música con cuencos tibetanos para la sanación

Además de su uso tradicional para la meditación, los cuencos tibetanos se utilizan para la relajación profunda, la reducción del estrés, la curación holística, el reiki, ella limpieza y el equilibrio de chakras. La rica combinación de sonidos armónicos que producen las campanas tienen un efecto directo sobre los chakras.

Tocar las campanas suele causar un efecto de centrado inmediato puesto que crea una sincronización equilibrada entre los hemisferios izquierdo y derecho del cerebro.

Estos cuencos pueden vibrar simultáneamente en cinco tonos, cada uno con su propia frecuencia, que se puede mantener durante varios minutos.

La resonancia de los cuencos tiene propiedades sanadoras. La vibración del sonido puede restablecer el equilibrio en el cuerpo y actuar sobre los órganos vitales y las emociones, sobre la actividad mental y sobre cada célula que compone nuestro cuerpo.

34,00€
45,75
in stock
2 Nuevo Desde 34,00€
Amazon.es
Envío gratuito
7,99€
in stock
1 Nuevo Desde 7,99€
Amazon.es
49,90€
69,90
in stock
1 Nuevo Desde 49,90€
Amazon.es
Envío gratuito
Última actualización: octubre 15, 2019 3:46 pm

Cómo usar los cuencos tibetanos

Hay dos formas de usar los cuencos

  1. Dejándose impregnar por el sonido: simplemente hay que hacerlo sonar y dejarse llevar por sus vibraciones, lo que se conoce como un baño de sonido.
  2. Aplicando la vibración sobre el cuerpo: se hace sonar el cuenco y se coloca para hacer un masaje sutil sobre zonas del cuerpo como la zona lumbar, la garganta, o donde creemos que necesitamos vigorizar el organismo. La vibración cargará de energía nuestras células. 

Cuenco de Metal:

Estos son los que tienen ese sonido característico de campana. Son los clásicos y se recomienda buscar los más sencillos, con decoración austera o ninguna decoración para que no afecte a la pureza del sonido. 
Para hacer sonar el cuenco con la maza (como la del mortero) se de un ligero golpe en el borde y se acompaña la vibración frotando el borde en círculos colocando la maza a unos 45 grados y girando con el brazo y no con la muñeca.

Cómo tocar un cuenco tibetano de metal:

Cuenco de Cuarzo:

Si llenamos de agua un Cuenco de Cuarzo y activamos su sonido, se pueden observar figuras geométricas en el agua debido a la resonancia del cuenco. Al aumentar su intensidad veremos saltar el agua como si estuviera en efervescencia sin perder la forma por efecto de la vibración. Esto nos da una idea del poder de la resonancia a la que nuestros cuerpos y mentes son muy sensibles puesto que somos un elevado porcentaje de agua. 
Podemos pensar en una estimulación directa del tejido celular vivo ya que el sonido viaja rápidamente a través del agua. 
Estos cuencos emiten sonidos binaurales, que equilibran los hemisferios cerebrales y se usan en la meditación.

Cuenco de Cuarzo